mercoledì 3 marzo 2010

El Señoreaje, El Árbol Secreto Del Dinero

¿Por qué Los Bancos Venden Dinero Que No Les Pertenece? ¿Es El Señoreaje El Árbol Secreto Del Dinero?


Definición: Señoreaje, es la ganancia neta derivada de la acuñacion de moneda. Surge de la diferencia entre el valor nominal de una moneda o billete de banco y el costo de producirla y distribuirla. El señoreaje es una fuente importante de ganancias para algunos gobiernos nacionales.

money_tree_350.jpg
Photo credit: Hannah Gleghorn

La llamada "deuda pública" fue literalmente inventada por políticos y banqueros para enriquecer a los brokers privados de los Bancos Centrales. Aquí en Italia, como también en cualquier otro lugar donde los sistemas tradicionales bancarios estén actualmente en funcionamiento.

En el pasado, los bancos que emitían dinero podían garantizarlo con sus activos y reservas, convirtiendo papel moneda en oro, y pagando ellos mismos los costos de emisión e impresión.

Mientras que el dinero de hoy ya no es garantizado mediante el oro, no es convertible, y los costos de emisión e impresión son prácticamente no existentes, lo que es ganado por aquellos que emiten la moneda real, en otras palabras señoreaje , tiene un valor nominal de 100%.

Cuando el estado le pide dinero al Banco Central, este paga el costo de su valor nominal con títulos y activos de la deuda pública (y no solamente el costo tipográfico), básicamente institucionalizando la necesidad imponer impuestos siempre crecientes a los ciudadanos y compañías.

Todo esto ocurre a través del Banco Central Europeo, un monstruo jurídico creado por el tratado de Maastricht, exento de cualquier control democrático como un estado soberano, encima de cualquier otro.

Italia continúa haciéndose más pobre a medida que la deuda pública sigue aumentando, conduciendo a una presión fiscal muy alta.

El balance del Banco Central Europeo muestra que en el European System of Cental Banks (ECB) hay 50 mil millones de euros que pertenecen al Estado Italiano, una cantidad que el gobierno italiano debería estar reclamando.

Nos enfrentamos con un "señor" que utiliza el Estado, el sistema fiscal y la administración pública para que veas un sistema de desinformación constitucional con el objetivo de ocultar sus propios tratos de negocios y objetivos y al mismo tiempo crear una ilusión de legalidad.

Este es un sistema de poder el cual ha sido erigido y mantenido con la premisa de que siempre ha sido ignorado por la gente, especialmente por los trabajadores, los contribuyentes y los ahorristas.



¿Quién es el propietario del dinero cuando es emitido?

El Banco Central emite dinero por, digamos, mil millones de Euros

¿A quien pertenece ese valor?

¿A quién pertenece el papel y el valor del dinero cuando es emitido por el Banco Central?

¿Le pertenece ese dinero al propio Banco, el cual tiene entonces el derecho de pedirle al estado que le pague por el?

¿O el dinero le pertenece al estado, a la gente, los cuales entonces no tienen que ser forzados a pagar el dinero o los intereses al Banco Central cuando esten necesitados de dinero?

Esta es una pregunta fundamental, porque dependiendo de la respuesta dada el endeudamiento del Estado puede ser entendido.

El hecho de utilizar el poder del dinero a través de Banco Central es un instrumento de poder que los banqueros tienen sobre el estado, se confirma en la actitud que las instituciones públicas tienen en intentar convertirse en ambigua y poco clara en todos lados, incluso en el Parlamento, el hecho que el Banco de Italia, en nuestro caso, vende dinero a muy alto precio dinero - moneda que no cuesta un centavo y a la cual el Banco Central no le está agregando el valor, esto es, el poder de compra del dinero. El poder de compra, tal como lo hemos visto, se le confiere al dinero a través del mercado, la gente, la demanda real de dinero.

El Banco Central NO ha generado el "valor" del dinero que estamos utilizando, sin embargo, se comporta como si fuera el propietario de ese dinero vendiéndolo al estado (y a los bancos comerciales) como intercambio de los títulos públicos y otros activos.

Esto es realmente paradójico.

Es como si un tipógrafo que trabaja para un equipo de fútbol, al cual se le encargó la impresión de 30,000 tickets para un próximo evento (teniendo los tickets un valor impreso de $20 cada uno), pediría una compensación de $ 600,000 con el argumento que los tickets que ha impreso tienen un valor de mercado de $20 cada uno.

Es verdad que cada ticket vale $20. Pero el hecho que esos tickets tengan un valor no depende del tipógrafo sino más bien de la organización deportiva que ha creado el equipo de fútbol, que ha hecho posible un campo de juego y organizado el encuentro mismo soportando los costos relativos y creando la verdadera demanda de esos tickets, y que sin ninguno de ellos, esos tickets no valdrían absolutamente nada.

Los administradores de organizaciones deportivas saben esto muy bien, pero el tipógrafo parcialmente los chantajeo y parcialmente los aduló porque les prometió que si ellos le pagaban la injusta compensación requerida el, el tipógrafo, les daría una valiosa compensación y fondos monetarios para ser re-electos en las próximas elecciones para el consejo administrativo. De otra forma refinanciaría a otros candidatos y una campaña de prensa contra esos honestos miembros del consejo directivo.

Los poderes bancarios se comportan igual que ese tipógrafo, y aquellos que estan en el gobierno se comportan como esos miembros chantajeados y adulados del consejo de administración del equipo de futbol, al aprobar para el Banco Central la propiedad de las monedas que emite imprime o escribe. No solamente eso. Los poderes bancarios crear una deuda injusta e ilógica para la gente de sus paises, la cual es realmente el elemento que con su trabajo y su demanda de compra a través del mercado, le da el valor real al dinero.

Es por esta razón, más allá del principio constitucional de la soberanía del pueblo, que al momento en el cual la moneda es emitida, su valor debe ser y es manejado como la propiedad del pueblo, y para ellos, por el mismo estado

El estado nunca debe endeudarse con un Banco Central, publico o privado, para obtener el dinero que necesita.

Por el contrario, esto es algo que sucede de manera continua.

Pero hay algo peor: el Banco Central, esto es sus accionistas, no solamente se apropian para sí mismos el valor de la moneda que el Banco Central emite, con mucho daño para el estado y su gente, sino que registra este valor no como una entrada de un activo sino con un costo pasivo, emulando totalmente una deuda y evitando por lo tanto la necesidad de pagar impuestos de lo que es nada más que puro incremento de capital y el cual, por lo tanto, debe tributar impuestos absolutamente.

El razonamiento lógico anterior, ya ha sido enviado al Parlamento Italiano, a través de interpelaciones parlamentarias oficiales y públicas en 1994 y 1995.

Ambas respuestas fueron editadas tratar directamente con el argumento de que el Banco Central (en ese momento la Banca d'Italia) no eran los propietarios de el valor de la moneda impresa en el dinero, porque el tema del dinero siempre constituiría una deuda; con este criterio, la Banca d'Italia) podría justamente registrar esto en su contabilidad como un costo pasivo

Tal como los miembros del gobierno en el poder en ésos años no podían ignorar, esas respuestas son totalmente opuestas a la verdad.

En primer lugar, la respuesta oficial brindada se contradice con el comportamiento de esos mismos gobiernos - o para el tema por cualquier gobierno.

De hecho, si los gobiernos fueran coherentes con la afirmación de que el dinero y su valor no pertenecen al banco emisor, ¿por qué el estado continúa dando algo (bonos de deuda pública) a cambio de ese dinero?

Y, si el dinero realmente constituia un costo pasivo, una deuda, ¿por qué debería el estado comprarlo pagando con títulos de la deuda pública la cual constituye un crédito para aquellos que la reciben?

¿Alguna vez usted vio a alguien pagándole a otra persona para comprar una deuda?

Pero la respuestas del gobierno también son falsas legalmente, porque el dinero no es para nada una deuda para el banco que lo emite.

Si esta fuera una deuda, esas deuda debería ser pagable al portador en el mismo banco, a través de la conversión directa en oro. Esto es como solía ser, tal como los poseedores de cheques y de moneda podían convertirlas nuevamente en oro ante el banco emisor, hasta aproximadamente 1929.
También después de 1929, muchos billetes solían llevar una frase impresa que decía: "Pagabile a vista al portatore"

¿Pero pagable en qué forma, desde que ya no es más convertible en oro?

En verdad, esos billetes no eran más convertibles en efectivo y esa frase era una mentira para confundir a la gente a que pensara que los billetes de banco eran convertibles en algo que tenía su propio valor o que el banco se había endeudado para emitirlos, lo cual es completamente falso (a pesar que fue verdad en un pasado remoto).

Por otro lado es natural de que sin un gobierno puede permitirse dar respuestas verdaderas a tales cuestiones, ya que tendría que admitir que su verdadera función es la de cometer fraudes contra sus propios ciudadanos y votantes para enriquecer las élites financieras que controlan el verdadero poder

Pero lo anterior constituye solamente la punta del iceberg , ya que la mayor parte de el dinero existente en circulación, o aproximadamente el 85% de este, no es dinero verdadero, emitido por los bancos centrales, sino dinero creado a través del crédito. Esto significa dinero basado en crédito que los bancos comerciales crean del aire.

Tales bancos, mediante la creación continua de su dinero basado en crédito, se convierten en propietarios del poder de compra total de los pueblos del mundo.


****
Este artículo fue escrito originalmente en italiano como la introducción a un libro publicado recientemente bajo el título: "Euroschiavi, e i segreti del signoraggio" de Marco Della Luna y Antonio Miclavez , publicado por primera vez online el 11 de noviembre 2005 como:
Euroschiavi

Traducción de Robin Good.

Nessun commento:

Posta un commento